DXN PIONEROS INTERNATIONAL

DAXEN INTERNACIONAL

LA TIROIDES: CONSUMIR GANODERMA LUCIDUM ES BUENO PARA EL BUEN FUNCIONAMIENTO DE TIROIDES, NO ESPERES A ESTAR MAL DE SALUD, ES MEJOR PREVENIR QUE LAMENTAR

La tiroides

Dibujo de una glándula tiroides
  1. Tráquea
  2. Laringe (nuez de Adán)
  3. Tiroides

La tiroides es una glándula ubicada en el cuello, por debajo de la nuez de Adán. Pesa poco menos de 30 gramos (una onza) y tiene forma de mariposa, con dos lóbulos laterales que se unen envolviendo la tráquea. Pertenece al sistema endocrino, que es un conjunto de órganos y tejidos que producen, almacenan y vierten hormonas  en el torrente sanguíneo.

Consta de numerosos folículos, o saquitos, llenos de un fluido viscoso que alberga las hormonas tiroideas. Estas hormonas contienen una gran concentración de yodo; de hecho, casi el ochenta por ciento del yodo del organismo se aloja en la tiroides. El déficit de este elemento en la alimentación produce el crecimiento excesivo de la glándula, conocido como bocio. La falta de yodo en los niños inhibe la producción de hormonas y, como consecuencia, retrasa su desarrollo físico, mental y sexual, lo que se denomina cretinismo.

La función de las hormonas tiroideas

La tiroides produce dos hormonas principales: latriyodotironina (T3) y la tiroxina (T4). Tanto la T3 como otra variedad, la T3 inversa, se derivan de la T4 mediante un proceso que en su mayor parte tiene lugar a nivel de los tejidos, fuera de la glándula. Cuando el organismo precisa más hormonas tiroideas, la glándula libera T4 en la corriente sanguínea, desde donde alcanzará todos los tejidos y células del cuerpo, bien en su forma original o en la de sus derivados.

Tal como el acelerador sirve para regular la velocidad de un vehículo, las hormonas tiroideas regulan el ritmo del metabolismo, es decir, la actividad química de las células que generan energía y nuevos tejidos. Por lo tanto, contribuyen al crecimiento normal del tejido y su reparación, influyen en el ritmo cardíaco y mantienen la temperatura corporal y la producción de energía muscular.

Tal como el acelerador sirve para regular la velocidad de un vehículo, las hormonas tiroideas regulan el ritmo del metabolismo

Además, las hormonas tiroideas efectúan otras tareas importantes, como ayudar al hígado a eliminar de la sangre el exceso de triglicéridos y de lipoproteínas de baja densidad, o colesterol malo. El colesterol se transporta a la bilis y termina siendo eliminado en las heces. Así, la disminución de los niveles de estas hormonas puede ocasionar un aumento del colesterol malo y un descenso de lipoproteínas de alta densidad, o colesterol bueno.

En el tracto gastrointestinal, las hormonas tiroideas aceleran la secreción de jugos gástricos y aumentan el ritmo de los movimientos peristálticos (contracciones ondulares de los músculos del aparato digestivo). De modo que el exceso de hormonas puede aumentar las evacuaciones, y la carencia de ellas causar estreñimiento.

¿Cómo se regula la tiroides?

El hipotálamo es la región del cerebro encargada de controlar la tiroides. Cuando detecta una disminución de hormonas, envía una señal a otra glándula, la hipófisis o pituitaria  en la base del cerebro, justo por encima del  para que libere una hormona estimulante de la tiroides (conocida como TSH).

Por eso, en caso de sospecharse un mal funcionamiento de la glándula, puede diagnosticarse su estado midiendo los niveles sanguíneos de TSH y de hormonas tiroideas.

Si algo no va bien

La disfunción de la tiroides puede deberse a una dieta pobre en yodo, estrés físico o mental, defectos congénitos, infecciones, enfermedades (generalmente de tipo inmunológico) o efectos secundarios causados por tratamientos médicos. El bocio, o agrandamiento de la glándula, puede presentarse de manera difusa o nodular. Aunque generalmente es benigno, siempre debe consultarse con un especialista, pues podría tratarse de algo más serio, como un tumor canceroso.

Los trastornos tiroideos pueden cursar durante años de manera gradual y asintomática, sin que uno se dé cuenta

Los trastornos tiroideos suelen ser dos: el hipertiroidismo(producción excesiva de hormonas) y el hipotiroidismo(actividad deficiente), y pueden cursar durante años de manera gradual y asintomática, sin que uno se dé cuenta. Como es lógico, conviene obtener un diagnóstico mientras la enfermedad está en las primeras fases.

SÍNTOMAS

Hipertiroidismo: nerviosismo, pérdida de peso, palpitaciones, diarreas, menstruaciones irregulares, irritabilidad, ansiedad, cambios de humor, ojos saltones, debilidad muscular, insomnio y cabello fino y quebradizo.*

Hipotiroidismo: falta de energía y somnolencia, aumento de peso, pérdida de cabello, estreñimiento, intolerancia al frío, menstruaciones irregulares, depresión, ronquera, pérdida de memoria y cansancio.


*  Algunos síntomas pueden enmascarar otras enfermedades. Si no se siente bien, consulte a su médico.

Las alteraciones más comunes de la tiroides son la enfermedad de Hashimoto y la de Graves. Ambas son de carácter inmunológico, ya que el propio sistema de defensas ataca a las células del organismo como si se tratara de intrusos. La enfermedad de Hashimoto es seis veces más común en mujeres que en hombres y suele desembocar en hipotiroidismo. Por otra parte, la enfermedad de Graves es ocho veces más común en mujeres que en hombres y normalmente genera hipertiroidismo.

Hay diferentes opiniones sobre la frecuencia con que debe comprobarse la función de la tiroides, pero todas coinciden en la importancia de hacerlo a los recién nacidos (véase el apartado “Una prueba vital para los bebés”). Si los chequeos médicos indican una tiroides hipoactiva, se recomiendan análisis sanguíneos para ver qué anticuerpos están atacando la glándula. Pero si los análisis indican una tiroides hiperactiva, se ordena un estudio radiológico, siempre que la paciente no esté embarazada o esté dando de mamar. En caso de que se descubran nódulos en la glándula, lo indicado es una biopsia para descartar que sean malignos.

UNA PRUEBA VITAL PARA LOS BEBÉS

Con tan solo unas gotas de sangre se puede saber si la tiroides del recién nacido es normal. En caso de alguna anomalía, los médicos pueden tomar medidas correctivas. La carencia de hormonas tiroideas en los niños, conocida como cretinismo, puede afectar su desarrollo físico y mental. Por eso se realiza esta prueba vital a los pocos días de nacer.

Cuando se necesita tratamiento

Existen diversos tratamientos para el hipertiroidismo. Algunos de sus síntomas, como las palpitaciones, el temblor muscular y la ansiedad, pueden aliviarse con medicamentos. Pero en ocasiones, el tratamiento consistirá en la destrucción de células tiroideas con el fin de reducir la producción hormonal, y en otras habrá que extraer parte o la totalidad de la glándula.

Quienes padecen hipotiroidismo o aquellos a quienes se les ha extirpado la tiroides han de tomar cierta cantidad diaria de la hormona T4. La dosis dependerá de las necesidades de cada paciente. Cuando se trata de cáncer, las opciones son varias: medicamentos, cirugía, quimioterapia o yodo radioactivo.

¿TIENE UNA NUTRICIÓN EQUILIBRADA?

Una nutrición adecuada contribuye a prevenir los trastornos tiroideos. ¿Contiene su alimentación el yodo que precisa su organismo? Los productos del mar aportan una buena cantidad. Ahora bien, la proporción de yodo en las verduras varía en función de la composición química del suelo donde crecen, y en el caso de las carnes, del pasto que coman los animales. Para compensar la ausencia de yodo en los alimentos, algunos gobiernos exigen que la sal sea yodada.

El selenio es también muy importante. Este oligoelemento es parte de la enzima que transforma la hormona T4 en T3. De nuevo, su concentración en las verduras, las carnes y la leche dependerá de su procedencia. El marisco y las castañas del Brasil tienen un alto contenido de selenio. Por supuesto, si cree que su tiroides no funciona bien, consulte a su médico y no se automedique.

puede que le vaya bien con el tratamiento de la hormona T4, y además, una nutricionista le ha diseñado una dieta equilibrada. muchas personas también se han dado cuenta de la gran importancia de la tiroides, pese a su pequeño tamaño. De modo que cuide la suya: procure que su alimentación sea sana e incluya el yodo necesario, evite el estrés crónico y haga lo posible por estar saludable.


  Aunque una tiroides perezosa puede complicar el embarazo, la mayoría de las pacientes dan a luz niños sanos. Sin embargo, es de suma importancia que la madre se someta a un tratamiento hormonal, puesto que es la única fuente de hormonas tiroideas para el feto.

  Las cifras 3 y 4 indican el número de átomos de yodo de cada hormona. En la tiroides también se produce calcitonina, que sirve para regular los niveles de calcio en la sangre.

 Este blogs no favorece ningún tratamiento en particular. Si usted cree que tiene algún trastorno tiroideo, consulte con un endocrinólogo.

  El riesgo de cáncer aumenta en los pacientes que se han sometido a radioterapia en la cabeza o el cuello o que ya han sufrido de cáncer o tienen predisposición genética al cáncer de tiroides.

_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 

CONSUMIR GANODERMA LUCIDUM ES BUENO PARA REGULAR EL BUEN FUNCIONAMIENTO DE TIROIDES,

NO ESPERES A ESTAR MAL DE SALUD,

ES MEJOR PREVENIR QUE LAMENTAR

 

 

Vistas: 1954

Comentario

¡Tienes que ser miembro de DXN PIONEROS INTERNATIONAL para agregar comentarios!

Únete a DXN PIONEROS INTERNATIONAL

© 2014   Creada por Manuel Antonio Yzaziga Rondoy.   Con tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio